Inicio Edad Contemporánea El fracaso de Neville Chamberlain que inicia la Segunda Guerra Mundial

El fracaso de Neville Chamberlain que inicia la Segunda Guerra Mundial

La firma del Pacto de Múnich en septiembre de 1938 transforma toda la política europea. La estrategia de apaciguamiento se refuerza a partir del establecimiento de este acuerdo. Este tratado es conocido como la Paz de Papel, porque el Primer Ministro británico, Neville Chamberlain, sostiene y agita una hoja que contiene la promesa y la firma de Adolf Hitler, indicando que va a constituirse la paz en Europa. Esa paz dura unos meses.

Neville Chamberlain mantiene una política conciliadora de apaciguamiento ante Hitler
Neville Charmberlain y Édouard Daladier ceden ante las presiones de Hitler

La política europea está regida, entre 1935 y 1938, por la promulgación de una serie de medidas que buscan el apaciguamiento. Este apaciguamiento llega a su punto más álgido con la firma del Pacto de Múnich. La instauración de estas doctrinas políticas significan un sometimiento y una subyugación a las presiones y a las exigencias territoriales que ejerce la Alemania nazi sobre las potencias europeas a cambio de una supuesta paz internacional.

El Pacto de Múnich es un acuerdo firmado por Gran Bretaña, liderada por Neville Chamberlain, por Alemania, dirigida por Adolf Hitler, y por Francia, gobernada por Édouard Daladier. Los medios de comunicación y la opinión pública gala y británica celebran la rúbrica del tratado, ya que supuestamente este pacto significa la paz definitiva en Europa.

El Pacto de Múnich consiste en un acuerdo por el cual Édouard Daladier y Neville Chamberlain deciden apoyar las reivindicaciones y las demandas territoriales de Alemania sobre una región perteneciente a la República de Checoslovaquia, conocida como los Sudetes. El tratado es una auténtica vergüenza para Europa, pues los checoslovacos no son consultados a la hora de ceder al Tercer Reich una parte de su territorio.

Neville Chamberlain se baja los pantalones ante las exigencias de Hitler

El argumento que esgrime Hitler para reclamar la zona de los Sudetes como una región alemana es la existencia de un cierto porcentaje de población germana en esa zona checoslovaca. Los Sudetes es un territorio que está situado al oeste de la República de Checoslovaquia. Esta zona es el área más industrializada del país eslavo.

Hitler exige que la población de esa región se pronuncie para saber si quiere formar parte del estado de Alemania. El gobierno nazi solicita convocar un referéndum de autodeterminación en la zona de los Sudetes para conocer de primera mano si esa región checoslovaca desea unirse a la nación alemana. Chamberlain y Daladier se resignan y aceptan las condiciones de Hitler sobre la realización de un plebiscito en el territorio de los Sudetes.

El espectáculo es lamentable. La República de Checoslovaquia no es consultada a la hora de constituirse y de firmarse el Pacto de Múnich. El estado eslavo puede perder una cuarta parte de su territorio y sus dirigentes ni siquiera son invitados a las reuniones. Literalmente, la firma de ese pacto resulta ser una invasión nazi sobre esa zona de Checoslovaquia.

Édouard Daladier y Neville Chamberlain observan con gran optimismo el establecimiento del Pacto de Múnich. Sin embargo, el acuerdo se rompe definitivamente en octubre de 1938. Hitler exige que la región de los Sudetes se una por medio de la fuerza al Tercer Reich. Este territorio termina fusionándose al estado alemán. Los nazis se apropian de esa zona sin que se llegue a celebrar ningún tipo de referéndum de autodeterminación en ella.

Hitler se anexiona Checoslovaquia sin hacer ningún plebiscito

La ruptura del Pacto de Múnich no sólo consiste en la cesión de la parte oeste de la nación checoslovaca a Alemania. En la zona sur del territorio eslavo, se encuentra la región de Rutenia. En este territorio residen ciudadanos de origen húngaro, ya que Checoslovaquia es un país multinacional y multicultural. Hungría se aprovecha de la coyuntura y se anexiona esa zona de población húngara.

En marzo de 1939, Hitler también invade el Protectorado de Bohemia – Moravia, por lo que cinco meses después de fusionarse la región de los Sudetes, Alemania conquista y ocupa íntegramente toda la región de Chequia. La política europea de apaciguamiento es un fracaso absoluto. Los estados europeos occidentales únicamente se dedican a negociar con Hitler para retrasar el inicio del conflicto y ganar algo de tiempo, con el fin de prepararse y rearmarse hacia la llegada de una nueva guerra mundial que ya les parece totalmente inevitable.

Un mes antes de la anexión alemana de los Sudetes, comienza oficialmente la persecución de la población judía en Alemania. Este hecho simbólico se conoce como la Noche de los Cristales Rotos, ya que se producen, en noviembre de 1938, una serie de ataques y de linchamientos por parte de las tropas de asalto hitlerianas y de los grupos civiles de ideología nazi y antisemita hacia los ciudadanos alemanes de origen judío.

Hitler empieza a deportar a los ciudadanos semitas alemanes a Polonia. El gobierno polaco acepta recibir a los judíos deportados y tiene una serie de conversaciones con el dirigente nazi para formalizar algún tipo de acuerdo entre los dos estados. Hitler incluso intenta establecer una alianza con Polonia a comienzos de 1939. El Estado polaco rechaza la alianza porque resultaba ser una completa subordinación hacia Alemania.

Iósef Stalin y Adolf Hitler firman un pacto de no agresión

El dirigente alemán también trata de efectuar una alianza con la Unión Soviética. Esta alianza sí que se lleva a cabo. Se firma un Tratado germano–soviético de no agresión durante el verano de 1939. Iósif Stalin acepta el pacto, porque considera que el inicio de una guerra entre los soldados alemanes y las tropas soviéticas perjudica a la URSS. El dirigente soviético piensa que este conflicto quiebra las barreras protectoras que posee la Unión Soviética en Europa Oriental.

Stalin y Hitler establecieron un pacto de no agresión
El líder soviético establece un pacto con Hitler para invadir Polonia

A Stalin le interesa establecer una alianza con Alemania, porque tiene muy pocos oficiales operativos. La época de purgas más intensa en la Unión Soviética es entre los años 1937 y 1938. Este es el periodo en el que se ejecutan a más prisioneros. Durante esos años, las purgas se centran en depurar a los oficiales militares soviéticos.

Stalin liquida a la mayor parte de los generales de su ejército. Fue tal el número de depuraciones, que las autoridades británicas consideran que si se produce una invasión alemana sobre la URSS, ésta no la soportaría por la poca cantidad de oficiales soviéticos que no han sido ejecutados. Stalin pretende retrasar el inicio de la contienda hasta que su nación esté militarmente más preparada para hacer frente a las ofensivas alemanas.

Alemania y la Unión Soviética se reparten Polonia

La firma de este pacto abre la puerta definitiva que da lugar al inicio de la II Guerra Mundial. El Tratado germano–soviético presenta unas cláusulas secretas. Este pacto es un acuerdo en el que las dos potencias se reparten diversas zonas de influencia, es decir, ambas naciones se dividen la soberanía de una serie de territorios de Europa Oriental.

Polonia es invadida por Alemania y por la URSS, y queda separada en dos zonas, una parte está bajo la influencia de Alemania y la otra permanece bajo la soberanía de la Unión Soviética. Al mismo tiempo, los países bálticos, es decir, Estonia, Letonia y Lituania, pasan a estar bajo la influencia soviética, ya que también son invadidos por la URSS.

No te olvides de visitar otros artículos que encontrarás en La Historia Viva, como La hibridación de los neandertales con los humanos modernos.

Bibliografía:

Artola, Ricardo. La Segunda Guerra Mundial. Madrid, Alianza, 1995.

Hillgruber, Andreas. La Segunda Guerra Mundial, 1939-1945. Objetivos de la guerra y estrategia de las grandes potencias. Madrid, Alianza, 1995.

Mazower, Mark. El imperio de Hitler. Ascenso y caída del Nuevo Orden europeo. Barcelona, Crítica, 2008.

1 COMENTARIO

Escribe una respuesta

Most Popular

El nacimiento de los países del Tercer Mundo

La Historia Viva te trae en esta ocasión una nueva publicación, en la que explicamos cómo se fraguó el nacimiento de...

La hibridación de los neandertales con los humanos modernos

En anteriores publicaciones, os hablamos sobre las características físicas que presentan los neandertales. Este antepasado humano es descubierto en el valle...

El fracaso de Neville Chamberlain que inicia la Segunda Guerra Mundial

La firma del Pacto de Múnich en septiembre de 1938 transforma toda la política europea. La estrategia de apaciguamiento se refuerza...

El género literario de La Celestina

Descubre la causa de que la Celestina no se trate de una obra novelística ni teatral en este artículo.
A %d blogueros les gusta esto: