Inicio Edad Moderna Génesis y autoría de La Celestina

Génesis y autoría de La Celestina

La Historia Viva te trae en esta ocasión un resumen corto sobre la génesis y la autoría de La Celestina, obra cumbre de la literatura española. En los próximos artículos, también te explicaremos más en detalle todo sobre sus afamados personajes protagonistas: Calisto y Melibea. Esta información, al igual que el artículo del género literario de La Celestina, será perfecta para preparar tus exámenes o para completar tus apuntes.

Desde el año 1499, en el que La Celestina fue impresa por primera vez, hasta el año 1643, en el que la obra fue prohibida por la Inquisición española, el libro fue llevado a la imprenta alrededor de 110 veces. Cada vez que se imprimía la obra, se realizaban unos 1.000 ejemplares. Ésta era una cifra de edición enorme en esa época, ya que ni siquiera la Biblia fue impresa tantas veces a lo largo de ese periodo de tiempo.

La Celestina tuvo un enorme éxito entre el público y se difundió rápidamente por toda España. La obra también adquirió una gran influencia en la literatura de su tiempo. El libro incluso generó varias secuelas y algunos escritores elaboraron continuaciones de la obra. El éxito que tuvo en el siglo XVI sólo es comparable al de la publicación de El Lazarillo de Tormes, libro editado en 1554.

Fernando de Rojas: autoría de la Celestina

Fernando de Rojas escribió La Celestina, pero no redactó el primer acto del libro. La autoría de La Celestina planteó varios problemas a los investigadores. La publicación no tenía un solo autor, ya que al menos fueron dos escritores los responsables de la creación completa del texto.

La obra no fue gestada completamente en una única vez, sino que fue escrita en varias fases sucesivas. Vamos a hacer un pequeño resumen sobre los periodos en los que fue redactada La Celestina:

La Celestina fue escrita en tres etapas diferentes

Principalmente, la publicación fue escrita en tres etapas diferentes. Fernando de Rojas no elaboró el primer acto, ya que lo redactó un autor anónimo. Este texto circuló de forma manuscrita entre los literatos de la época hasta que llegó a manos de Rojas. El escritor partió de ese breve ejemplar escrito a mano para idear La Celestina.

Rojas continúa un texto anónimo manuscrito para crear La Celestina

La segunda fase consistió en la creación de la llamada Comedia de Calisto y Melibea. En este caso, los especialistas no dudan de que el autor toledano es el verdadero escritor de la publicación. Rojas añadió 15 actos más a ese texto inicial anónimo. Esto dio lugar a la comedia completa, que constaba de 16 actos. Por lo tanto, las investigaciones de los expertos evidencian que el escritor toledano continuó esa obra anónima manuscrita.

La tercera fase consistió en la adición de otros cinco actos más a la Comedia de Calisto y Melibea a petición del público. Los analistas aseguran casi con total seguridad que estos añadidos también estuvieron escritos por Rojas. Sin embargo, los expertos afirman que el autor pudo haberse inspirado en una publicación ya preexistente, escrita anteriormente por él. Esta nueva obra de 21 actos es conocida como la Tragicomedia de Calisto y Melibea. Este libro todavía continúa con un acto más, del que se desconoce el autor.

La Celestina fue un auténtico best seller en su época

Los lectores querían que se prolongase el deleite de los amantes. El público pretendía que hubiera más encuentros amorosos entre Calisto y Melibea. Esto era muy paradójico, porque el objetivo con el que Fernando de Rojas escribió La Celestina fue para realizar una diatriba en contra del amor y, en cambio, los lectores disfrutaron mucho con los encuentros amorosos entre los protagonistas.

En la Comedia de Calisto y Melibea, Calisto moría en el acto 14, y luego la obra finalizaba con dos actos más, en los que fallecía Melibea. En la Tragicomedia de Calisto y Melibea, Rojas cambió el final del acto 14 y, en ese acto, ya no moría el protagonista. Este hecho le dio pie al autor para añadir cinco actos más. De esta forma, Calisto pasó a fallecer en el acto 19 y, posteriormente, la obra finalizaba con dos actos más, en los que perecía Melibea.

La Celestina es una obra que trata sobre el amor cortés.
La Celestina es una obra que trata sobre el amor cortés.

Los expertos creían que Rojas estaba gastando una broma literaria

El primer acto no fue escrito por Rojas, pero hasta hace poco tiempo, los expertos creían que el autor toledano sí lo había redactado. El propio escritor reconoció que él no había elaborado ese breve ejemplar. El literato admitió que se había encontrado ese texto, porque circulaba manuscrito de mano en mano entre los escritores de la época.

La crítica tradicional pensaba que Rojas mentía en la autoría de La Celestina

La crítica tradicional pensaba que Rojas mentía en la autoría de La Celestina, y creía que en realidad, ese primer acto también era suyo. Los investigadores suponían que el escritor estaba gastando una broma literaria, que se conoce como el tópico del manuscrito encontrado, por lo que llegó a considerar que ese primer acto sí que había sido escrito por Rojas.

Actualmente se sabe que el autor no mentía, y que ese texto no era realmente suyo. Esto se conoce por tres razones. Los usos lingüísticos del primer acto, es decir, las estructuras sintácticas y los usos léxicos de esta parte inicial del libro no coincidían con los de los 15 restantes. Además, la fuente principal en la que se basaba el primer acto eran las publicaciones del filósofo griego Aristóteles, mientras que la fuente principal en la que se fundamentaban los 15 actos siguientes eran las obras del humanista italiano Petrarca.

Resumen de las erratas en el primer acto de La Celestina

El primer acto de La Celestina estaba plagado de errores. Existían una serie de erratas que no pudieron ser cometidas por el autor real del texto, sino que tuvieron que ser realizadas por un mal copista. La parte inicial de la obra fue escrita por un autor anónimo, y, posteriormente, fue copiado por un copista torpe que llenó el texto de errores. Rojas tomó ese manuscrito repleto de erratas y no advirtió que estaba plagado de fallos. Vamos a realizar un breve resumen explicando cada uno de los errores que existen en esta primera parte de La Celestina:

En el primer acto, aparecían en la obra las palabras: “Eras y Crato médicos“. La crítica literaria intentó hallar sin resultado las referencias de estos dos médicos en la literatura clásica hasta que los expertos se dieron cuenta del error del copista.

Los investigadores encontraron a un personaje llamado Erasístrato, por lo que descubrieron el origen de la errata. Erasístrato fue un médico que curó a un príncipe que sufría de la enfermedad de amor, porque estaba enamorado de su madrastra. El doctor convenció al rey de que la única forma de sanar a su hijo consistía en que le entregara su esposa al príncipe. Rojas desconocía la historia de Erasístrato y no corrigió el error.

El copista confundió al Dios del Fuego con un perro

Otro fallo de copia existente en el primer acto de La Celestina era la frase: “¿No has leído lo de Minerva con el can?”, en donde se hacía referencia a que la Diosa de la Sabiduría tuvo relaciones sexuales con un perro. La crítica literaria intentó encontrar las referencias a este hecho en la literatura clásica hasta que halló el error. Los expertos comprobaron que el copista confundió a un can con Vulcano, el Dios del Fuego. En este caso, Rojas tampoco advirtió el error, y no lo subsanó.

La autoría de la Celestina es de Fernando de Rojas.
Fernando de Rojas escribió La Celestina.

Juan de Mena: autor del primer acto de La Celestina

El creador del primer acto nos es totalmente desconocido. Sin embargo, Rojas dio los nombres de dos posibles escritores que pueden ser los verdaderos artífices de la autoría de esa parte inicial de La Celestina. Según el literato toledano, el primer acto de la obra pudo estar escrito por Juan de Mena o por Rodrigo Cota. La crítica literaria tiende a pensar que, en caso de que ese texto sea de alguno de estos dos autores, lo más probable es que estuviera escrito por el segundo.

Cota también era de origen judeoconverso como Rojas, por lo que ambos literatos pertenecían al mismo círculo y al mismo ambiente intelectual, cultural y social. Asimismo, escribió una obra titulada Diálogo entre el amor y un viejo, cuyo argumento recuerda mucho al de La Celestina. Este libro era una obra paródica, en donde existía una visión cómica del amor, ya que Cota parodió a un viejo que todavía pretendía amar.

La Comedia de Calisto y Melibea posee 16 actos

La Comedia de Calisto y Melibea posee 16 actos. La primera edición de la obra apareció en la ciudad de Burgos en 1499. En esa época, la ciudad burgalesa no formaba parte de los enclaves culturales más importantes de la Península Ibérica. Rojas eligió esta ciudad con el objetivo de no hacer mucho ruido con la publicación. En un principio, no firmó la obra y la publicó de forma anónima en la primera edición. El autor no estaba seguro de la reacción de la Iglesia católica respecto al libro.

La Celestina es una crítica a la sociedad de la época

La obra tuvo un éxito rotundo, por lo que la autoría de La Celestina se dio a conocer en Salamanca en el año 1499. Fernando de Rojas por fin se atrevió a publicar el libro con su verdadero nombre. El autor nació en la década de 1470 en la localidad toledana de La Puebla de Montalbán. El literato era de origen converso desde hacía ya unas cuantas generaciones, por lo que el escritor nació oficialmente cristiano. Sin embargo, la Inquisición española condenó al padre del autor. La institución religiosa lo acusó de realizar ciertas prácticas paganas.

Su condición de converso explicaba el odio que mostraba Rojas hacia la aristocracia, ya que la sociedad consideraba a la nobleza como el único sector social que tenía una sangre pura, pues ésta no se encontraba contaminada por la sangre judía o musulmana. Por este motivo, la aristocracia marginaba a los conversos.

Estos individuos pertenecían a un sector social muy pudiente económicamente y muy poderoso. Aparte de la nobleza, los enemigos de los conversos también eran todos aquellos sectores sociales que ponían en peligro su notable patrimonio económico, es decir, el mundo de la marginalidad, como las prostitutas, los malos criados y las hechiceras alcahuetas.

Bibliografía:

Aguirre, J,M. Calisto y Melibea, amantes cortesanos, Zaragoza: Almenara, 1962.

Garci-Gómez, Miguel. Calisto: soñador y altanero, Kassel: Reichenberger, 1994.

Lacarra,M.E. La parodia de la ficción sentimental en La Celestina, Madrid: Celestinesca, 1989.

1 COMENTARIO

Escribe una respuesta

Most Popular

El nacimiento de los países del Tercer Mundo

La Historia Viva te trae en esta ocasión una nueva publicación, en la que explicamos cómo se fraguó el nacimiento de...

La hibridación de los neandertales con los humanos modernos

En anteriores publicaciones, os hablamos sobre las características físicas que presentan los neandertales. Este antepasado humano es descubierto en el valle...

El fracaso de Neville Chamberlain que inicia la Segunda Guerra Mundial

La firma del Pacto de Múnich en septiembre de 1938 transforma toda la política europea. La estrategia de apaciguamiento se refuerza...

El género literario de La Celestina

Descubre la causa de que la Celestina no se trate de una obra novelística ni teatral en este artículo.
A %d blogueros les gusta esto: